Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

jueves, 21 de enero de 2016

Ven, susúrrame al oído

En el aire de la noche desnuda
de un cielo colmado de estrellas
deja caer tus ropas, tus armas
libera tu cabello y tu alma
haz que tu perfume embriague mi sed.

Entrelaza mis dedos en los tuyos
junta tu pecho al mío
cierra lentamente tus ojos
que sea tu guía nuestro latido,
recorre con tus labios mi piel.

Siente estremecerse a tu espalda
cuando un beso llene el vacío
de mis labios cubiertos de escarcha,
de mis sueños cubiertos de olvido;
en las horas antes de amanecer,
en la oscuridad que precede al alba
libera tus pasiones y anehlos
atrapa en ellos mis miedos,
ven, susúrrame al oído.