El ir y venir luchando por las cosas más queridas, sin bien nos gasta las manos, nos deja abierta la vida.
- Víctor Jara

lunes, 8 de noviembre de 2021

Y toda la vida por fuera

Siete meses por dentro
y toda la vida por fuera.
Cómo pudiera, cómo contarte,
poner siquiera en un poema
todas los momentos, toda la vida.
Si pudiera, sólo si pudiera,
seria eterno,
como este amor que siento:
las palabras no cuentan,
y las musas no lo abarcan
no pueden, está en el aire
en todas partes,
en los besos, y las miradas
en los ojos de consuelo
en todas las llamadas
y en todas las despedidas.
Y cada año crece, sí, crece
y no se apaga.
Cómo podría,
si lo siento por dentro
y por fuera cuando te escribo,
y cuando te recuerdo que es siempre,
cuando te tengo presente
siempre,
cuando camino contigo,
aún de la mano dormido
y cuando despierto para decirte
“mira, ya camino solo”,
solo y siempre contigo:
siete meses por dentro
y toda la vida por fuera.

viernes, 29 de octubre de 2021

Warmikuna

Warmikuna
upiyankinchik,
mayumanta
sinchi, sinchi!
 
Allpamanta,
yurapura
upiankichick,
sinchi, sinchi!

Samankichik
warmikuna,
sinchi samankichik
sachamanta.

Sacha warmikuna,
sinchi warmikuna,
pachamamainti,
warmikuna, kankichik.

Bebed / mujeres/ bebed del río/ sin miedo. //  De la tierra/ con los árboles/ bebed/ con fuerza // Respirad / mujeres / respirad profundo / de la selva. // Mujeres de la selva / mujeres fuertes / acompañadas de la madre tierra / estáis siempre, mujeres.

domingo, 17 de octubre de 2021

El hijo del relojero

Tu vista sobre la mesa
el ojo con monóculo, el flexo,
y esas ruedas tan pequeñas,
el tic tac del mundo, preciso.
 
y el balde regando los chopos,
y el hacha cortando leña,
la pala cargando el carbón
para calentar el invierno,
 
y la llana sobre el cemento,
y la escofina, el banco de carpintero,
y entre ellos siempre un diario,
el compromiso manifiesto,

en la junta de vecinos,
en la manifestación y en concierto;
eres una canción de Víctor Jara,
caminando por el pueblo.

Todas esas cosas guardo,
todas, las llevo por dentro,
como las piedras de molino romano,
luchando molinos de viento.
 
Cuántas veces te miro, 
cuántas me veo en el espejo.
No le quito nunca nada:
ni las lágrimas ni los abrazos,
 
y pesar de las distancias
siento ese orgullo por dentro
al verte subir montañas,
de ser como tú, el hijo del relojero.

Los dientes

Dientes
dientes metálicos
dientes biónicos
dientes, dientes, dientes
para morder el mundo.

Pasó una moto
y me dejó medio loco
el brazo cosido
con nueve clavos,
el cerebro, desconectado.
 
Volví a ser niño
a punto de cumplir 3 años,
la cabeza y la lengua
olvidaron los trabalenguas
y por fin dicen la misma cosa
 
Ahora faltan los dienes
dos tornillos nada menos
con ellos dos espero
volver a alguien loco o loca
cuando vea mi boca.

Dientes, dientes.
Dientes mecánicos,
dientes biónicos,
dientes nuevos y relucientes
para comerme el mundo.
 
Como buen paciente
he sido bien pacientes,
ahora quiero mis dientes
para morderte el labio
y comerme el mundo.

Espirales y círculos

Como en la canción, bicho
sigues siendo como en la canción:
un poema unas veces escondido
y otras veces explícito.

Sigues siendo la musa
la que pone música y ritmo
la que nunca se cansa
de luchar, de buscar caminos.

Sigues abriendo la puerta
enamorada, lo sé, mamá bicho,
de esas dos partes tuyas
a ti siempre unidas con un hilo.
 
hilo que se enreda en la vida,
que florece en ellas cuando las miro.
Hilos, pasiones, y esperas,
espirales que regresan en círculos,
siempre iguales y a la vez distintos
y en ellos siempre tú, Daniela.

domingo, 10 de octubre de 2021

Mi yo y tu yo en trocitos

Tantos, tantos poemas.
¿Son tuyos? ¿Son míos?
tantos poemas que he escrito.
Ahí estoy yo, en trocitos,
ahí estas tú, en mi libro.
Libro que he leído
en tus ojos, en tus luchas,
aguas que he bebido
de tus labios y tus ríos,
de noches llenas de abrazos,
y otras que he gastado
solo...
Poemas para quitar el frio,
poemas de mi interior,
poemas de lo que no digo
de la palabras atacadas,
poemas que tú y la vida me sacan
y me hace decirte: gracias.

sábado, 9 de octubre de 2021

Ladrona de mandarinas

Escrito hace fuuu y reencontrado ahora. 
 
Para Annie
Abrazos, ladrona de mandarinas.

Ladrona de mandarinas
de ruinas precolombinas
gracias por tu compañía
por la amistad y el cariño
por perderte conmigo
en un museo de sitio.

Guarda bien las semillas,
ladrona de mandarinas,
quizá crezcan algún día
árboles con frutos de Incas.
O quizá no crezca nada,
y sólo digo tonterías.

Tampoco crecerá la distancia
y aunque te vayas hasta Australia,
a la vuelta de la esquina,
siempre tendrás una casa
abierta para una amiga,
ladrona de mandarinas.