Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

domingo, 10 de enero de 2016

Esdrujulario

Vivimos en un mundo burocrático
haciendo trabajos técnicos
trabajando incluso los sábados
para pagar los préstamos.

Somos los seres automáticos
rodeados de aparatos eléctricos
pensamos un mundo práctico
moderno y con estilo clásico.

Corremos en busca del éxito
pegados siempre al teléfono
comemos en platos rápidos
compramos sueños de plástico.

Nos movemos con los viáticos
de aquellos que nos dan créditos
premios y regalos espléndidos,
mentiras en un acuerdo tácito.

Ya no escuchamos la música
no hay árboles ni pájaros
nuestra vida se a vuelto pálida
siempre rodeada de números.

¿Dónde quedó el sueño helénico?
dónde la filosofía de las matemáticas
cuándo vendimos el espíritu
a cambio de tristes dádivas.

La vida baila al unísono
de los tambores y cánticos
de aquellos que viven de réditos
que exprimen a seres flácidos.

¡Maldito baile de máscaras
teatro de actores tétricos
que dicen llamarse políticos
y llenan los campos de lápidas!

"aquí yacen la poesía y la lógica
acá las últimas flores del páramo
aquí yacen los crédulos
allá las almas cántaras".