Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

viernes, 29 de julio de 2016

A los poetas de la calle

La luna sobre la calle empedrada
y la estampa, de una guitarra
y el rasgar suelto de unas cuerdas
unas manos sabias la acariciaban
y su voz lloraba por ella.

Noches cubiertas de estrellas
bares, barras, vacías botellas
poesía escrita sin métrica
la música arrastra la rima
y las palabras, sencillas, bellas,

palabras que podrían ser mías,
el sentimiento y el sol de mis días
reflejos en canciones, poemas
de amores y llamadas perdidas
de mi casa, tus ojos, mi escena.

Canciones que por fin endiendo
cuando el amor llama a la puerta
y mi corazón encuentra consuelo
en los poetas que pueblan la calle
y dejan notas rasgadas en los portales.