Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

viernes, 2 de septiembre de 2016

Señorita bicho

La expresión de la Daisy, tu silencio, y mi renacido buen humor y cariño por las dos, me arrancan de pronto estos versos. Asómate, "señorita bicho".

Ay, señorita bicho,
¿dónde te has escondido?
desde que tienes treinta y cinco
parece que te has perdido
¿estás oculta en tu nido,
o como crisálida en nicho
esperas un mayo florido
para mostrar tu yo renacido?

Hay alguien que ha dicho
querida señorita bicho
que aún no has decidido
cuál deber ser tu sitio
cuál tu fin, cuál tu principio
que llenará tu vacío
qué te dará sentido.

Que está triste la señorita bicho
como la princesa de Rubén Darío
algunos parece me han dicho,
yo no les he creído
que de príncipes no hay vestidos
y las princesas se han ido
convertidas en mujeres-libro.

Y se de alguien que ha visto
también a la señorita bicho
hablarles suave al oído
a esos amigos perdidos
que viven hechos un lío
animándoles a cruzar el río
a escribir su propio destino.

Querida señorita bicho,
¿alguna vez te he dicho
que me gusta sentir tu cariño
que me gusta entregarte el mío
que sólo existe un camino
y que espero encontrarme contigo
caminando feliz, señorita bicho?