Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

viernes, 16 de septiembre de 2016

Como un niño

Miro la vida pasar
como la miran los niños,
como la miran los niños
cuando se esconden detrás
de sus vivos ojos de niño.

Amo con miedo a amar
soy un romántico empedernido
me sonrojo aún como niño
como un niño con disfraz
o con traje de domingo.

Me atrapa tu sonrisa fugaz
mi rostro rubores de niño
cuando juego entre los rizos
que pueblan el umbral
de tu jardín prohibido.

Siempre con miedo a saltar
me aferro como un niño
a la seguridad del nido,
me mata la curiosidad
y temo a lo desconocido.

Y aún creo en la eternidad
del verano como los niños
como los niños sonrío
sueño cruzar el mar
en un barquito chiquito.

No me quiero despertar
sabiendo que he crecido
prefiero sentir al niño,
siempre dispuesto a soñar
sin olvidar lo que he sido.