Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

martes, 13 de septiembre de 2016

Acróstico nahualt

Caliente en la mañana,
humo espeso en la taza,
olor intenso que baña
cada rincón de la casa;
onzas desechas en agua,
licor espeso que embriaga
afrodisiaca palabra mágica
trazas de amor desplegadas
envueltas en sueños de infancia.