Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

viernes, 16 de septiembre de 2016

Kurosawa

Kurosawa
el viento en mi memoria
un columpio bajo la nieve
las ganas de vivir, ahora
Kurosawa
la lluvia, el rostro, la espada
el movimiento de la vida
Kurosawa
Akira, sueños, melancolía
y las últimas puertas del reino
abiertas a la luz del día
Tokio de noche
y en la estepa, Akira
como el ojo que el cielo rompe
redención que sana heridas.
Te quedaste en celulolide
desde ahí nos miras
nos mueves por dentro
nos mueves la vida,
nunca te irás Akira.
Madadayo! Kurosawa,
adiós sin despedida.