Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

miércoles, 22 de julio de 2009

Enfermedades

"La salud es el natural estado del hombre y la enfermedad es la carencia salud. Quien cumple las leyes de la Naturaleza no puede estar enfermo. Cuando se contraviene alguna ley natural se manifestan ciertos síntomas a los que llamamos enfermedad [...]
Mucho de lo que llamamos enfermedad no es sino la acción defensiva y el efecto reparador de la fuerza vital. No es una acción deprimente sino estimulante del organismo vivo. Es el instinto que siempre se esfuerza en acrecentar la vida, en mejorar la salud y a veces nos pone enfermos con objeto de que estemos más sanos, nos acarrea alguna dolencia para expulsar alguna materia insana que por nuestra negligencia se introdujo en el organismo.
Si nos herimos, la fuerza vital se apresta a sanar la herida con admirable sagacidad y precisión. [...] la fuerza vital hará lo necesario para remediar el daño, sin que por nuestra parte debamos hacer otra cosa que no estorbar su acción.
Vivimos en una civilización que nos ha apartado de la Naturaleza, y a la fuerza vital le cuesta mucho trabajo hacer todo lo que quisiera en nuestro beneficio. No comemos, ni bebemos, ni resperiamos ni vestimos de conformidad con la naturaleza. Hacemos lo que no debiéramos hacer, y omitimos lo que deberíamos hacer, y así es como andamos muy mal de salud.
Respirar bien y alimentarse bien son las mejores recetas para tener una buena salud. Si no llega suficiente aire puro a nuestros pulmones no es posible purificar la sangre venosa, aquella que nos intoxica. Quienes respiran debidamente no están expuestos a resfríos ni pulmonías.
Alimentarse bien no es ser comilón ni aficionarse a exquisitos y suculentos platos. Por el contrario, quien bien se alimenta prefiere los manjares sencillos y nutritivos a los superfluos y pesados ingredientes de los complicados platos de quienes desconocen el verdadero significado de la alimentación. [...]"

- Juan Marcos Coquinche, en La utopía de los pumas, de Milagros Aguirre. (CICAME, Quito, 2007)