Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

sábado, 30 de marzo de 2013

Mariposa de noche

Mariposa de noche, vestida de domingo
con alas de colores desplegando su brillo,
el delicado polen mágico de flores eternas
crecidas como tú, con luz de luna y estrellas.
Con él alimentas los sueños de los niños,
dejas en ellos el sabor de campos y ríos
cubriendo sus rostros con una fina pátina
hecha de suaves sedas y frágil como tus alas.

Mariposa de noche, libre como el viento.
Has roto el capullo del gusano prisionero,
has abierto a la luz del día tus finas alas
has abandonado el refugio de la crisálida
y terminada tu infancia, en la flor de la vida
que sabes breve y frágil, vuelas con alegría
pintando de colores la vida, ajena al tiempo
que un día cual suave brisa, detendrá tu vuelo.

Mariposa de noche que guardas mi cama
no veles más por mi, pues hoy al alba
con los primeros rayos de sol, abriré mis alas
esas tú me diste, hechas de polen y escarcha.
Con ellas surcaré los aires para pintar
la vida del mañana y hacer al sueño realidad:
un mundo donde el color sea la esperanza
que infunda a la gente valor y mueva su frágiles alas.