Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

viernes, 15 de marzo de 2013

Lo que aquí no había

La mayoría, por no decir todos mis familiares, amigos, y conocidos de España, siguen con la imagen de que Ecuador, y por extensión toda lationamérica, sigue siendo un país atrasado, donde los indígenas viven aún con taparrabos perdidos en chozas en medio de la selva, la gente de las ciudades malvive en barrios totalmente insalubres, y los pocos occidentales que por acá se pasean son, o bien misioneros (a los que, en palabras de algún ateo, "ni dios les entiende"), o bien una especie de cruce entre Indiana Jones, buscador cauchero del principios del siglo XX, y moderno homre de compañía petrolera.
En España siguen por desgracia, con una imagen de Ecuador, de latinamérica, de hace 50 años o más. Y el comentario, sigue siendo siempre el mismo: allí no hay esto ni tampoco esto otro. Siguen pensando que aquí la gente se muere por necesidad, porque no hay médicos, hospitales, o medicinas, o por lo menos no hay médicos tan buenos como los de allá. El cuadro es bien distinto. Aquí hay médicos tan buenos como los de Europa, la diferencia estriba en que allí los cubre -¿o cubría?- la seguridad social fruto de un Estado del Bienestar, hoy día en vías de extinción; mientras que acá, esos médicos están en clínicas privadas que poca gente puede costearse. Dicho de otro modo, médico hay, pero pocas personas pueden pagar el precio. Por suerte, -y para maldición de mis compatriotas anclados en el "allí no hay"- esto también está cambiando, y gracias a un gobierno que por fin mira por la gente acá en Ecuador, mucha de esa antención médica antes prohibitiba para la mayoría de la población, ahora está llegando, con calidad y de forma gratuíta, a toda la población del país, independientemente de su condición social y económica.

Esto se debe a una política de izquierdas, digámoslo así, a las claras, y también a un crecimiento de la clase media y media-baja, propiciado por esta misma política. Hace un siglo acá no había médicos, y la gente con dinero -con mucho dinero- se iba al extranjero a hacerse atender. Luego empezaron a crecer los ricos en el país y aparecieron costosas clínicas privadas, y ahora, crece la clase médica y esa atención privada se hace pública. En España, deberían dejar de decir "allá no hay" y empezar a darse cuenta de los que ellos "están dejando de tener", porque, por votar con el culo y vivir cómodos en el sofá pensando en si mismos, están caminado para atrás como cangrejos.

El "allí no hay", es cada vez más irreal. Acá uno puede encontrar de todo: lo último en informática, ropa de moda y corte y tallas europeas, cosméticos, comida "occidental"... No falta de nada. No paro de reirme, cada vez que alguien me dice "eso acá no lo vas a encontrar", y zas, a la vuelta de la esquina, lo encuentro, y además a precios no muy superiores (incluso iguales) a los de España. Por poner un ejemplo casitzo, siempre nos hizo ilusión que nos enviaran un buen chorizo desde España; hoy día lo puedes comprar en Quito. No es lo mismo, porque el que envía mamá sabe a mamá, pero eso es algo que entra en otros aspectos del ser humano que la economía nunca será capaz de acaparar porque no puede entenderlo.

Este mundo cada vez es más global, todos los bienes y servicios llegan a todas partes. Que esa globalización sea igual para todos y cada uno de los habitates del planeta, y no sólo para unos pocos, depende de nosotros. En Ecuador han aprendido que debe incluir a todas las personas. Ojalá más gobernantes y ciudadanos siguiesen el ejemplo de este pequeño país.

¿Cuál de las dos imágenes de mundo global prefieren? La elección está en sus manos.