Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

martes, 4 de octubre de 2016

Mi tío Pablo

Mi tío Pablo en un verano
una maleta, en cada brazo
y dentro de ella, mí tío Pablo
camisas, collares, mil regalos
y él con lo puesto, mi tío Pablo

Fumaba pipa, mi tío Pablo
cuando era niño yo, y él
cruzaba el mar de un solo salto
y en castillos de arena y papel
ordenaba el mundo mi tío Pablo.

Hombre de Dios de rostro humano,
viajero incansable mi tío Pablo
familia extensa por todo lado
Para mí mi tío, para otros Pablo
el cura, el amigo, siempre Pablo.

Un huracán desenfadado
habla sin miedo mi tío Pablo
enreda a todos, propios y extraños
y logra puentes mí tío Pablo
donde otros ven sólo pantanos.

Llama a la puerta desordenando
mi vida, mi casa, de cuando en cuando
comparte luchas y desencantos
y siembra esperanzas, mi tío Pablo,
la sal de la vida, su voz, su canto.

Que por su piel, pasan los años
su eterno bigote se torna cano
pero tras él su voz sigue vibrando
incansable siempre, mi tío Pablo
entregando su voz a los de abajo.

Quijote siempre, mas no hidalgo
rebelde con causa: seguir amando,
soñador eterno desde el arado
comparte la pobreza, siempre descalzo
con un abrazo, mi tío Pablo.