Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

domingo, 23 de octubre de 2016

Mis dos yos

Estoy desnudo ante el espejo
desarmado y sin valor
no conozco mi reflejo
¿somos uno, somos dos?

¿Soy yo el que mira sereno?
Soy el brillo de pasión
de esos ojos abiertos,
¿cuál soy yo?

Me siento nacer de nuevo
algo había en mi interior
atrapado en un invierno
que construyó mi yo

para mantener sereno
a ese, mi otro yo
el de los amores y los celos,
el de los llantos y la pasión.

Ahora ante el espejo
se asoman a la vez los dos
no puede volver el tiempo
ninguno puede decir adiós

y entre mi nuevo reflejo
veo también tu sol
ese que desheló mis miedos
ese que junto a mis dos yos

y puso frente a frente:
mis dos yos y tus dos yos
Dos que estaban ocultos,
dos con miedo a abrazar
a los otros dos.