Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

miércoles, 5 de octubre de 2016

Creciente

Esta noche la luna
vuelve a nacer
en un resquicio
del cielo se asoma

Una tímida sonrisa
tras las cortinas
de la noche oscura
creciendo sin prisas

mujer pudorosa,
deja caer su vestido
desvela su oculto brillo
iluminando la alcoba

y latiendo los corazones
se azoran mirando al cielo
y se abrazan lentamente
florecen nuevas pasiones

para ser ascuas de nuevo
cuando la pasión termine
cuando el brillo se apague
envuelto en el negro cielo.

Veintiocho días de luna
vida y muere en el cielo
dama de cuatro tiempos,
fénix de fina plata: Luna.