Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

sábado, 11 de junio de 2016

Quito

Me pierdo en tus calles
busco historias por las esquinas
me embriago en detalles
luces y sombras, trazos de vidas
quiero ser parte del mestizaje
beber el agua de tus orillas.

Soy un extraño, un transeúnte
mezclado en humo atrapado en prisas
rituales mágicos para soñarte
entre carros y buses danzas oníricas
perdido en mi mismo quiero tocarte
llorar tus soles y tus desdichas.

Falto de oxígeno, quiero mirarte
subo a los cerros donde habitan
dormidos, silentes tus dioses gigantes.
Guardándote eternos ellos suspiran
tiemblo al verlos, por un instante
principio y fin allí se combinan.

Fue un mes de julio, reconocerte,
descubrir el secreto de tu sonrisa
bajo tu asfalto tu dios silente
ruido de ancestros cargado de prisas.
Mis ojos se nublan, siento perderte,
encontrarte el día de despedida.

Ciudad colgada entre los andes
dama antigua de sueños incas
que es lo que escondes
con qué misterio a recorrerte me incitas,

vuelvo a tu seno, como el amante.
Bajo tu frío mi ser se agita
y escribe versos para tenerte
siempre a la vista.