Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

sábado, 6 de julio de 2013

La lucha silenciosa

Hay luchas que están ahí, y nunca acaban. Unas veces salen a la calle, y aunque parece que son barridas por los camiones de la basura, la lucha sigue, en mentes, en hogares, en sueños que nunca se apagan. Es una presión constante, una disconformidad que va creciendo hasta convertirse en el pensamiento de muchos, y entonces, eso que era algo "prohibido", un movimiento subversivo, una rebeldía equivocada e injustificada a ojos de muchos; se convierte ahora en un hecho veraz, tan válido y digno de respeto como cualquier otro.
Y todo gracias a esa lucha que nunca acaba, a esa gente que dice, "Sé que tengo derecho, sé que no estoy equivocado" Y continua navegando contracorriente, llueva o haga sol, aguantando como aquel manifestante contra la guerra de Vietnam que, cuando le preguntaban si pensaba que iba a cambiar algo contestaba "por lo menos lograré que no me cambien a mi".

Siempre he creído y puesto mi fue y mi trabajo en estas luchas silenciosas. No soy un revolucionario. No creo en revoluciones que se construyan con un fusil, en cambios producidos de la noche a la mañana. Esos cambios son sólo golpes de estado, que se vienen abajo tan rápido como sucedieron o se mantienen en el tiempo en una pantomima constante hasta que el payaso es ya tan viejo que ya no hace gracia a nadie.
Creo en la gente que sueña, que trabaja por los demás y por si mismo, que cambia un poco su vida, a pesar de que los demás le digan que no llegará a ningún lado, y así, cambiando él un poco, va cambiando poco a poco su alrededor y se convierte en una de esas fuerzas anónimas que finalmente salen a la luz en forma de grandes conquistas para la humanidad.
Y entre todos estos luchadores-soñadores, admiro a aquellos a los que el sino les puso en una batalla terrible contra la sociedad por ser reconocidos como iguales con todas sus diferencias: pienso en las luchas por los derechos de la mujer, la abolición de la esclavitud y el racismo, los derechos de gays y lesbianas, la potestad de abortar, la eutanasia incluso. Lo más duro son los tabúes en la sociedad. Cuán difícil es combatirlos de una manera sana y justa. La palabra tabú da miedo. Para mí, es casi sinónimo de miedo. Cuando la sociedad aprenda a educar sus miedos, en lugar de convivir bajo ellos, entonces será una sociedad sabia.

Mientras tanto, la lucha silenciosa continua, para ir logrando poco a poco pequeñas victorias. Estos días escuchamos que en Estados Unidos se reconoce ya que el matrimonio puede ser entre personas de un mismo sexo. Y ello gracias a la tesón de varios amantes-soñadores que nunca abandonaron la lucha. Sirva esto como ejemplo. Sé que como éste muchos otros miedos irán despareciendo en una sociedad cada vez más sabia.

Puede tardar mucho tiempo, pero al final llega.


It won't take long (Ferron, 1984)


Dijeron que algunos hombres serían guerreros y algunos hombres serían reyes
y algunos hombres poseerían tierras y otras cosas de hombres
y el amor falso como la llama eterna haría a algunos pensar en anillos
y el oro sería nuestra fuerza y otras tonterías.
Pero vosotros que soñáis con la libertad, no os dejéis engañar
antes de que os dejen pedir la libertad, habréis aceptado ser gobernados
si el cuerpo está atado entonces la mente es una cadena
que te une a un destino donde todas las almas buenas son asesinos
y no tardará mucho, no, no tardará mucho
no tardará mucho y tú podrías decir:
“¿Qué tiene esto que ver conmigo? Y yo digo:
¿Intentas decirme que te da igual?

De tres hombres que vagan por un desierto, uno sabe dos están asustados
dicen que el tiempo está en el río, pero el río no está allí
secos en espíritu, secos en cuerpo, dos se conducirán a si mismos a la muerte
y lleno de rabia uno llora en sus manos y bebe sus amargas lágrimas
porque no tardará mucho, no, no tardará mucho
no tardará mucho y tú podrías decir:
“No sé de qué hablas” y yo digo
¿Intentas decirme que te da igual?

Y mientras estoy parado ante tí, tengo esperanza en mi ira
sabes que el amor finalmente me ha llamado, no me marchitaré en su escenario
pero todavía más pequeña que mi pesadilla, escribo en la página
¿Tenemos que vivir dentro de estos muros para identificar la jaula?
Porque tarda mucho tiempo, ¿por qué tarda mucho tiempo?
Pero se necesita mucho tiempo y tú podrías decir
Realmente no me importa lo que estás diciendo, y yo digo
¿Me intentas decir que no te sientes parte de esto?

Soy la hija de mi madre, pero me he visto a mi misma en ti
Es una bendición que te siga ahora, y por ello debo hablar con sinceridad
Soñé con millares que morían, eran tú y tú y tú,
y mientras la ciudad duerme tranquila hay algo que tenemos que hacer
y no llevará mucho tiempo, no, no llevará mucho tiempo
no llevará mucho tiempo y tú dices:
“No se si quiero saber lo que estás consiguiendo”
y eso me hace decir “adiós”

Porque el dolor llegará desmensurado, sólo conoceremos dolor
y lo verás en tu familia, crecerá en tu cara
y ellos intentarán mantenerte hambriento, y luego te dirán que comas nieve
Sabes que el orgullo puede mover montañas si aprendemos la fuera del “NO”
y no tardará mucho, no, no tardará mucho
no tardará mucho y tú podrías decir
“No creo que esto tenga nada que ver conmigo”
Pero ¿Alguna vez pensaste que podrías estar equivocado?

Al medio día de un día cercano, la fuerza humana llenará las calles
de cada ciudad en nuestro planeta, se oirá el sonido de pies enfadados
con los negocios congelados en la bahía, los reyes se tirarán de los pelos
y los bancos se estremecerán al llegar su fin, y los artistas estará allí
porque no tardará mucho tiempo, no, no tardará mucho tiempo
no tardará mucho tiempo y tú podrías decir:
“No creo que yo pueda ser parte de eso” y eso me hace querer decir:
“No quieres verte a ti mismo así de fuerte?”

La división entre los pueblos desaparecerá en tan importante día
y aunque entro nosotros existan océanos, velas encendidas iluminarán el camino
La mitad unirán sus manos bajo la luz de la luna, la otra mitad bajo el sol naciente
como si bajo el sol y la luna hubiese comenzado un ritual de protesta
y no tardará mucho tiempo, no, no tardará mucho tiempo
no tardará mucho tiempo y tú podrías decir:
“No se como ser parte de lo que estás hablando”
y eso me hace decir: ¡Vamos!

Y vosotros flojos diplomáticos, prestad atención pues no escucharéis ningún disparo
y aunque nuestros hogares sean desgarrados y saqueados, no habremos sido derrotados
porque mientras nos dejemos ser comprados, vamos a dejar que seamos libres
y si piensas que estamos solos, mira de nuevo y verás:
Somos niños en las columnas, somos bebés en el parque
somos amantes en los cines, somo velas en la oscuridad
somos cambios en el tiempo, somos copos de nieve en julio
somos mujeres que hemos crecido juntas, somos hombres que lloran con facilidad
somos palabras que no se dicen fácilmente, somos el lado tenaz del intentar
somos soñadores construyendo, no tememos preguntar “¿por qué?”