Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

sábado, 19 de diciembre de 2015

Con tu puedo y mi quiero

Puse en el facebook aquella canción de Luis Pastor, con letra de un poema de Benedetti, todo un canto a la lucha política, social, de los años 70, de aquel poemario (Canciones Emergentes, 1973) de Benedetti, de aquel disco Vallecas (1975) de Luis Pastor, aquel que empezaba con aquella Vengan a ver.
La puse intentando mover conciencias y pasos perezosos, la puse porque creo que sigue de actualidad, porque nos urgen mensajes como ese. Y ahora, se me hace, cosa curiosa del destino, fiel reflejo de la situación que vivimos. Yo no puedo votar. La enrevesada burocracia electoral española, basada en cartas y aparatos de fax, ha hecho una vez más que todo llegue tarde o no llegue y la mayoría de cuantos estamos en el exterior nos quedemos sin votar. Por ahí alguien sacó una campaña "vota por mi", dirigida a todos esos indecisos o abstinentes, para que salgan de casa y voten por quienes por tanta traba burocrática no podemos. Me pareció un gesto curioso cuanto menos, pero no mucho más. Una protesta de esas sin mucho eco.

Y entonces, sonó un mensaje en mi teléfono: "Yo no pensaba ir a votar, pero si quieres, dime por quién quieres que vote e iré por ti que no puedes". Aquellas breves líneas de mi padre pusieron de nuevo en mi mente las letras de Benedetti: "con tu puedo, y mi quiero". De pronto la canción toma aún más fuerza, se convierte, para mí, y creo que para muchos más, en una viva imagen de lo que pasa con todos los que queremos, desde el extranjero que oiga nuestra voz, y que, ante los oídos sordos de una burocracia fascista, encontramos compañeros que pueden, y juntos entonces vamos todos, este domingo a las urnas.

Espero que no se quede en un bonito gesto paternal, espero que esto mismo se replique una y mil veces, una por cada uno de los españoles a los que la burocracia les ha robado el voto. Espero ver mañana una marea desfilando a los colegios electorales, unos por conciencia, otros por unidad, lucha, solidaridad, con aquellos que hemos sido silenciados.

"Con tu puedo, y mi quiero
vamos juntos, compañero."