Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

domingo, 31 de julio de 2011

Tripulación abordo

Esta es una de esas fotos que me devuelve la sonrisa y la fe en que la naturaleza es sabia, y que, por más que hagamos por destruirla, al final se adueñará de nuestros oxidados huesos.

La naturaleza todo lo puede. Si no se lo traga todo la selva (como sucedió con las ciudades mayas), lo hará las arenas del desierto.