Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

jueves, 4 de agosto de 2011

El placer de leer/ Lo humano

La cultura literaria de una sociedad dice mucho de ella. Hay países donde hay librerías por doquier, donde la gente pasea con un libro debajo del brazo, donde las personas visitan bibliotecas y quieren a los libros como sus mejores amigos. Es un síntoma sin duda de una población culta, preocupada y con espíritu crítico. Para entender ensayos de diversa índole, para atraparse entre las páginas de una novela que no sea el best-seller de turno, para disfrutar de la poesía, hace falta cierto amor al arte, y cierta capacidad crítica.

Es en realidad una simbiosis, el leer, el atreverse a navegar por las páginas de un libro, que posiblemente no nos atraiga mucho a primera vista, es lo que desarrolla -en parte- esa capacidad crítica, y nos ayuda crecer como personas.
Sin embargo esta cultura literaria que nos alimenta y nos hace crecer, parece empezar a desaparecer poco a poco, o a quedar como algo propio, como una característica de una parte de la sociedad. Aquí en Ecuador no temos esa cultura literaria como un rasgo de la población, hay pocas librerías, y, la gente, por definición, no lee. Esta bien, reconozco que en el grupo de gente en el que me muevo, si hay gente que lee, pero por ejemplo, cuando viajo en bus, me miran con extrañeza porque voy leyendo, algo que el resto del pasaje del bus (gente del común) no hace ni se le ocurre por lo más remoto que puede ser algo útil o entrenido a hacer en un bus (o en cualquier otro lado, me atrevo a decir)
En otros países, como puede ser el caso de España, parece que la cultura literaria pertenece a unos pocos, cada vez más camino de convertirse en bichos raros, elegidos por no se que hazar genético del destino, mientras que el resto queda excluido al mundo de las imágines y, con suerte al de los best-sellers y otros libros escritos en serie y colgados de los espositores de los kioskos. Tanto es así, que me cuesta hablar ya en el caso de España de sociedad letrada.
¿Dónde está el problema? Podríamos decir que en la cultura de masas y el consumismo que nos hacen caminar por ese cómodo camino del no pensar. Creo que ha nadie escapa que a bancos, grandes multinacionales, gobiernos, a este sistema en general, no le interesan los ciudadanos con espíritu crítico. Por eso, en lugar de difundir en masa literatura seria (no por ello aburrida) reparte insulsos ladrillos de 800 páginas que son como las iterminables -e insulsas- telenovelas de televisión. ¿Qué hacer al respecto, cómo arreglarlo, cómo convatir la tentación del camino agradable lleno de dulces? Siendo más críticos, diría yo, y teniendo fuerza para decir, no, yo voy a probar este otro camino. ¿Y por quué no sómos críticos? Pues porque no nos han educado en ese sentido. Esa es la raíz del problema, una vez más la educación.

El primer contacto recivimos con los libros, en la mayoría de los casos es en la escuela. Pocos son los que tieene la suerte de contar con unos padres que les regalan libros o cómics en lugar de camisetas y balones de fútbol, o el último grito en nanoteconología, por citar ejemplos clásicos. La mayoría de niños cogen un libro por primera vez en la escuela. Y lo que es peor, en muchos casos, la escuela es el único lugar donde les van a ofrecer la posibilidad de que lean, hasta el punto que la lectura se converitirá para ellos en una odiosa obligación. Coger un libro se convierte en algo así como estudiar para el exámen del lunes. El martes ya no tienen ni idea de lo que estudiaron y no les importa.
El asunto es aún peor cuando nos encontramos con curriculums de Lengua y Literatura que se empeñan en hacer que niños de 10 u 11 años lean El Quijote, simplemente porque es una de las grandes obras de la literatura universal, conviritiendo la lectura en una pesadilla aún más atroz para esas probres mentres que no entienden, las locuras de Don Quijote, simplemente porque son niños. De adultos, cuando lleguen a la edad de disfrutar de Don Quijote, habrán tomado tal odio a la literatura que ya querrán ver un libro en su casa. Si acaso, para hacer que la mesa no cogee.
Si seguimos fomentando un sistema educativo que da preeminencia a todos los saberes técnicos y prácticos frente a las humanidades, lo que al final tendremos es una sociedad de hombres-máquina, piezas del engranaje de la maquinaria de Metrópolis, todos caminando en mása como borregos, capaces de arreglar un auto, de resolver logaritmos, de fabricar vacunas y virus, de inventar la más avanza de las computadoras, pero sin humanidad, sin un fin humano en su producto. Sin un espíritu crítico que les haga plantearse porqué hacen lo que hacen como lo hacen.
Los libros desaparecerán, los museos se quedarán vacios y las piezas arqueológicas volveran a cubrirse de tierra. El hombre quedará convertido en el engranaje de una máquina, que gira y gira sin cesar agotando poco a poco su propia existencia, pues nada, nada es eterno en esta vida, todo debe cambiar para continuar siendo.
Un ser humano, hombre o mujer, condenado a desaparecer consumido por su propio trabajo, simplemente porque no aprendió a leer... y con ello a pensar.

Quizá la letra de esta canción no esté tan desencaminada. Los avisos están ahy afuera. ¿Seremos capaces de leerlos?

Johnny no sabe leer (Don Henley*)

Fútbol, beisbol, baloncesto
Beber cerveza, patear traseros, y reirse de los nombres
Con la capota bajada, dando vueltas, a toda velocidad
El verano a llegado y Johnny se siente genial

Pero Johnny no sabe leer
El verano se ha acabado y ahora pregunta
Johnny no sabe leer
Nunca aprendió nada que necesitase

Johnny sabe bailar y Johnny sabe amar
Johnny sabe empujar y Johnn y sabe meter
Johnny sabe salir con los amigos; Johnny sabe hablar con hombría
Johnny sabe desmallarse y Johnny sabe vomitar

Pero Johnny no sabe leer
El verano se ha acabado y ahora pregunta
Johnny no sabe leer
Nunca aprendió nada que necesitase
¿Es culpa del prfesor? oh no!
¿Es culpa de mamá? oh no!
¿Es culpa de la sociedad? oh no!
¿Es culpa de Johnny? ohhhhh nooooo!

Un par de años más tarde Johnny está huyendo
Johnny estaba confuso y se compró una pistola
Fue e hizo algo que no debía haber hecho
El FBI le sigue la pista; usar una pistola-ir a la carcel

Pero Johnny no sabe leer
El verano se ha acabado y ahora pregunta
Johnny no sabe leer
Nunca aprendió nada que necesitase
¿Es culpa del prfesor? oh no!¿Es culpa de mamá? oh no!
¿Es culpa del presidente? oh no!
¿Es culpa de Johnny? ohhhhh nooooo!

Johnny sabe bailar y Johnny sabe amar
Johnny sabe empujar y Johnn y sabe meter
Johnny sabe jugar pinball; Johnny sabe hablar con hombría
Johnny sabe desmallarse y Johnny sabe vomitar

¡El recreo se ha acabado!
¡El recreo se ha acabado!

Comedias, t.&a.
La mente de Johnny ya no existe
Peliculas de polis, bodrios de terror
El cerebro de Johnny está lleno de paja
Concierto de rock, video
Boob el tubo, el cubo de rubik
Locos por el juego, escuela dominical
Aumentan los fans(? ), Bandas de engullir(? )
Wonka wonka wonka
Hay un chico nuevo en la ciudad...


Don Henley - Johnny Can't Read por jpdc11

Y si la queréis oir en Francés:  http://www.bide-et-musique.com/song/6103.html
* Don Henley es el bateria/vocalista de los Eagles. El tema fue el primer single de su LP I Can't Stand Still (1982)