Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

miércoles, 9 de diciembre de 2009

¿Un loco?

"[...] La verdadera desgracia de nuestra época es que ya no están los grandes maestros. La calle de nuestro corazón está cubierta de sombras. Hay que escuchar las voces que parecen inútiles. En los cerebros llenos de largas tuberías, de cloacas, de muros de escuelas, de asfalto y de archivos asistenciales, debe entrar el zumbido de los insectos. Hay que llenar los oídos y los ojos de todos nosotros de cosas que sean el inicio de un gran sueño. Alguien tiene que gritar que construiremos las pirámides. No importa si después no las construimos, hay que alimentar el deseo, debemos tirar del alma, desde todas sus esquinas, como si fuese una sábana extensible hasta el infinito. Si queréis que el mundo avance, tenemos que cogernos de la mano, tenemos que mezclar a los considerados sanos y a los considerados enfermos. Vosotros, los sanos ¿qué significa vuestra salud? Todos los ojos de la humanidad miran al barranco hacia el que todos nos precipitamos. La libertad no nos sirve si no tenéis el valor de mirarnos a la cara, de comer con nosotros, de beber con nosotros, de dormir con nosotros. Son los que se consideran sanos los que han llevado al mundo al borde de la catástrofe. [...]
Las cosas grandes se acaban, son las pequeñas las que duran. La sociedad debe mantenerse unida y no fragmentada. Basta observar la naturaleza para entender que la vida es simple, que hace falta volver al punto de partida. A ese punto donde vosotros os equivocasteis de camino. Hay que volver a los principios básicos de la vida, sin ensuciar el agua. ¿Qué clase de mundo es este si un loco os tiene que decir que debéis avergonzaros?"

- Doménico (en Nostalgia, de A. Tarkovsky)