Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

lunes, 25 de junio de 2007

Himmelskibet

El pasado jueves conseguí ver (¡por fin!) una de esas joyas del séptimo arte que son poco menos que inencontrables, hasta había oído que era una de esas películas perdidas que ya no se conservan. Por suerte, no, no ha desaparecido. Himmelskibet, de Holger-Madsen, una joya danesa del cine mudo, una de las obras maestras del cine de ciencia ficción, no sólo se conserva si no que ha sido restaurada con mimo y cariño para tener una calidad de imagen perfecta, por el Instituto Cinematográfico Danés. Y para que todo el mundo la pueda disfrutar, la han publicado en un DVD zona 0 con letreros en danés e inglés.
Qué maravilla. Llevaba años intentando ver alguna de estas joyas de la ciencia ficción de la etapa muda del cine. Exceptuando los largometrajes de Fritz Lang y algunos cortos de Méliès, el resto es poco menos que imposible de encontrar en video o DVD, al menos en España (en otros países, la cosa cambia considerablemente)
Pero en fin, pasemos a la película. Una maravilla. Que digo. Una Obra Maestra. Como la malloría de las realizaciones de ciencia ficción de principios de siglo (del siglo XX, claro está, siempre me olvido de que ya hemos cambiado de centuria) Himmelskibet es heredera de la literatura de ciencia ficción decimonónica de autores como Julio Verne o H.G. Wells. La típica historia de un inventor que sueña con volar a la luna o a marte, como es este caso, en una nave espacial, cuyo diseño se asemeja más a un avión o dirigible (la aviación estaba también en pañales en aquella época) que a lo que hoy tenemos en mente por nave espacial. Como siempre, nadie le cree, le tratan de loco pero el espíritu aventurero hace que la empresa siga adelante.
Sin embargo, y frente a los "viajes a la luna" de Verne o Wells, Himmelskibet no se queda en una mera aventura de ciencia ficción, no la película va aún más allá y hace una preciosa -quizá un tanto idílica- oda a la paz y la fraternidad entre pueblos, unos valores que empezaban ya a resonar con fuerza entre las voces crítcas a la I Guerra Mundial (si no me equivoco los primeros movientos y organizaciones pacifistas surgen entonces), que tenía lugar cuando se rodaba esta película.
En Himmelskibet (que, literalmente, sería algo así como La Nave Espacial) no encontraréis grandes efectos espciales, no encontraríes trepidantes escenas de acción a lo Star Trek o Guerra de las Galaxias. No. Encontraréis una sólida historia de ciencia ficción, una historia optimista sobre el hombre y su posible futuro. Un canto a la vida. En un momento en que la industria cinematográfica nos bombardea con historias sin contenido, construídas a golpe de efectos especiales, ver películas como esta es reconfortable.
Gracias al personal del Instituto Cinematográfico Danés por recuperarla.
P.D.: El DVD publicado por Instituto Cinematográfico Danés incluye también una segunda joya: La espada flamígera (Verdens Undergang, 1916) de August Blom. Dos clásicos irrepetibles del cine en un mismo disco. ¿Alguien da más?

1 comentario:

Estudiantes UPMPM dijo...

Hola! buscando la misma pelicula la encontre para descargar y hay muchas cosas mas, te dejo el link de la pagina si te interesa... suerte!

http://www.mejorenvo.com/foro/index.php?topic=1049.0