Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

jueves, 29 de noviembre de 2012

La musa



Cuando la musa me habla para escribir, mi cuerpo me dice que no. Que ya se acaba el día, que tome notas y me vaya a dormir. Un día nuevo me dará, triste engaño de la cordura mental y futura, la oportunidad, el tiempo preciso y la mente clara para escribir. Pero es todo engaño, pues en la lucidez del día mi musa no está.