Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

martes, 1 de noviembre de 2011

20 años después

Hace casi veinte años corría yo los tablones de este puente. Lástima no tener aquí aquellas fotos para compararlas y sonreir. Pero me acuerdo como si fuera ayer. Al puente se le notan los años, como se me notan a mí, pero sigue ahí.
Quién me iba a decir que iba yo a volver a estas tierras, ahora decidido a mantener firmes los puentes hacia la igualdad. Que dentro de 20 años, podamos seguir cruzando puentes, que el río siga su curso, que la seva siga verde, los árboles crezcan rectos y firmes, con sus ramas como brazos y manos abiertas al cielo, e igual crezca las personas.