Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

domingo, 21 de febrero de 2010

Sobre la educación y el respeto

Otras dos citas de diferentes autores que me he encontrado en el libro de Pete Seeger y que traduzco aquí.
De nuevo perdón por mis tristes traducciones, podéis buscar los originales en el libro de Seeger.

[...] Podemos estar satisfechos simplemente con el viejo resumen de un ideal de educación que ha estado presente en todo momento, desde el amanecer de nuestra civilización. La esencia de la educación está en que sea religiosa.
[...] Una educación religiosa es una educación que inculca deber y reverencia. El deber surge de nuestro potencial para controlar el curso de los eventos. Donde el conocimiento alcanzable pudo haber cambiado el asunto, la ignoracia tiene la culpabilidad del vicio. Y el fundamento de la reverencia es la percepción de que el presente abraza consigo mismo la completa suma de la existencia, hacia el pasado y hacia el futuro, toda esa amplitud de tiempo, que es la eternidad.
-Alfred N. Whitehead

Mantente lejos
de la sabiduría que no llora
la filosofía que no ríe
y la grandeza que no se inclina ante los niños.
-Khalil Gibran

La masión de mi padre tiene muchas habitaciones, con espacio para todos Sus hijos, siempre y cuando compartamos su amor y veamos que todos son libres. Y veamos que todos son libres para crecer, y veamos que todos son libres para aprender, y libres para abrir o cerrar la puerta de su propia habitación. Qué es una habitación sin una puerta que a veces está cerrada, otras entreabierta; qué es una habitación sin un muro, para que los demás no pueden vernos u oirnos. Y los que viven en cada habitación, deben tener el derecho para elegir su propio diseño y esqemas de colores que encajen con su propio esquema, aunque sea diferente del mío. Sí, cada habitación tiene su propio diseño, para adaptarse a la forma de pensar de su propietario, y aquellos que quieren que sean todas iguales no entienden el juego humano.
La mansión de mi familia tiene muchas habitaciones, tiene espacio para todos Sus hijos, siempre y cuando compartamos su amor y veamos que todos son libres. Es nuestra elección el compartir esta tierra con todas sus alegrías, o continuar como hasta ahora y destruir la mansión de Dios.
- My Father's Mansion's Many Rooms, canción de Pete Seeger.