Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

domingo, 23 de julio de 2006

Paseo en canoa

Nunca pasa un día sin que uno no haga algo nuevo. Yo hoy he aprendido a remar. Después de muchos años viendo a otros pasear en piragua o canoa por la Ría de Villaviciosa, me he atrevido a montarme en una y remar. Con mi tío de pilo eso, sí, no sea que acabase en el quinto pino llevado por la corriente... Pero he remado ¿eh?. Ya se que no tengo fama de deportista, pero de vez en cuando uno... Una pena que la foto me la sacasen cuando ya volvía a puerto. Sin lugar a dudas repetiría. Sí.