Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

miércoles, 3 de agosto de 2016

Salamanquesa

Escondida en el quicio de la puerta
duerme y canta y vigila la casa
recorre paredes y techos inquieta
persiguiendo mosquitos y arañas
creo que le obsesiona la limpieza.

Cuando enciendo la luz ¡sorpresa!
me mira nerviosa, muy quieta;
y todas las noches mi casa guarda
yo duermo tranquilo entre sábanas
cuando canta mamá salamanquesa.