Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

viernes, 30 de noviembre de 2007

Desvaríos nocturnos...

Son las 12 y 20 de la noche. La hora de las brujas, más o menos... Brrr, siento un escalofrío que me recorre el cogote... será el aire gélido que se cuela por debajo de la puerta... ¿O será realmente otra cosa?
En fin, que estaba yo viendo Zombies de la estratosfera (sí, habéis leído bien) y he pegado una cabezada... casi me caigo del sofá, y eso que el asunto estaba en inglés y yo con los cascos puestos presntando toda mi atención. No es que la cosa sea mala (es un serial de la Republic de los años 50) más bien debe ser que ya voy pa viejo... Pues eso, que no me estaba enterando de nanda y paré la peli y me puse leer el correo y ordenar mails del año la nana -¡Mira que guarda uno unas cosas!- y empecé a escacharrame de la risa leyendo bobadas que escribí a alguno de mis colegas-aguantalo-todo hace cosa de un par de años (los anteriores, para bien de la humanidad, no los conservo, se fueron con mi antigua cuenta en Hotmail). Y entre tanta chorrada me encontré con cierta foto que "alguien" me sacó subido en una moto eléctrica en el subterrano del Corte Inglés.
Sin comentarios
"Súbete, súbete a ver como se ve a alguien ahí montado" Me sigo preguntando ¿Por qué narices no te subiste tú y te saqué lo ya foto?
Menos mal que al final se nos pasó la fiebre y nadie se compró semejante vehículo. El caso es que hasta salgo guapo en la foto; creo que la voy a poner en el messenger o en el perfil del blog.
Por lo demás, aquí estoy "desvelao del todo". Mira que siempre es igual, se queda uno frito viendo la tele, se levanta del sofá bostezando, apaga el televisor palpando con la mano el interruptor y se va a la cama, PERO, y el pero es muy importante, antes mea y se laba los dientes, o se laba los dientes y mea, el orden de factores no influye, eso sí, no mea mientras se laba los dientes porque entonces corre el riesgo de que el cepillo se caiga en la taza del váter. (lo digo de propia esperiencia) El caso es que se laba los piños y mea y se pone el pijama y cuando se mete en la cama se da cuenta de que ya no tiene sueño
¡Ala! ¡¿Y ahora qué?! ¿Volvemos al salón y prendemos la tele? Bufff, no, no, qué pereza. Sacamos un libro, sí, o nos ponemos los cascos y oímos música un rato, hasta que nos de el sueño. Si, si. Como que eso fuese a pasar pronto. Al final uno se va a la cama a las tantas, igual que si se hubiese quedado a ver la peli o más tarde aún y al día siguiente está cansado y por la noche se repite otra vez el mismo ritual. Cabezada, labado de piños y meada y ¡pun! ala, otra vez como nuevo, a disfrutar de la noche como cual vampiro...
Menudas noches, de campeonato. Pero bueno, a veces saca uno algo de provecho a la situación. Mirádme a mi. Toda la semana diciendo "voy a sentarme en el ordenador y escribir alguna de esas historias que me rondan por la cabeza en mis paseos diarios" y al final, pasa el día y nada he escrito, tienen que dar las 12 y media de la noche y tengo que dar yo la cabezada para ponerme a escribir. El més que viene (mañana) prometo que ya habrá más que leer.
¡ANDA! ¡Pero si ya es Diciembre! ¡¡¡Viva!!! Pasan ya 41 minutos del mes de Diciembre. Pues nada, ala, a escribir tocan... Pero mejor mañana, que parece que ya empiezo a bostezar, aunque seguro que en cuanto suba y me lave los dientes ya se fueron los bostezos...
Creo que me iré a escuchar un rato a Judy Henske
I'll be just another yellow beach umbrella...

Que descanséis y que soñeis con los angelitos. O con el monstruo que hay debajo de la cama, o con tías buenas en bolas, o conmigo montado en moto eléctrica, o con lo que queráis soñar...
Tamañana.

1 comentario:

Laurentina dijo...

Mira que bien...

Te vá mui bien la color da la moto com la color de la piel...eheheheheheh

Non te estoy viendo criculando por la calle en la moto con el aire volando por los pelos de la "barba"ahahahahahahahahah... ai este chicos andando por los centros comerciales sen las madres!!!

Bueno, bueno, bueno...


besos