Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

martes, 6 de junio de 2006

LIVING WITH WAR

Sí. Vivimos en Guerra. Vivimos con la guerra en nuestras vidas. Vale, aquí no hay guerra, pero la hay en otros rincones del planeta, y nosotros, ciudadanos del llamado primer mundo, que vivimos por desgracia a expensas de la pobreza de otros, somos responsables, en alguna medida, de las guerras que tienen lugares tan lejanos y cercanos a la vez.
Me parece que hace ya siglos que nos manifestamos en contra de la guerra de Irak. No consigo recordar la fecha exacta ¿Fue en el 2003? ¿Van ya tres años de muertes? Recuerdo aquellas manifestaciones con emoción, gratos recuerdos que me siguen dando fuerza y esperanza. Un puñado de personas en la calle con un mismo pensamiento universal, aunque algunos intentasen aprovecharse para difundir sus ideas llevando banderas y signos partidistas que no venían a cuento.
Y además ago conseguimos. Aunque sólo fuese seguir siendo nosotros mismos, fieles a nuestras ideas, creencias y principios, sin dejarnos manipular, sin dejarnos llevar por ese río turbulento de mentiras y codicia por el que nos quieren hacer navegar o en el que quieren ahogarnos. Nos mantuvimos firmes, como aquel muchacho delante de un tanque en la plaza de Tianamen.
Fueron unos momentos muy especiales para mi. Unos recuerdos maravillosos y por eso, cuando hoy, años después, con la guerra convertida ya en un monotonía, en un recuento diario de vidas perdidas, como quien cuenta días que pasan, me llena de emoción y esperanza oír a Neil Young, con rabia, con energía, con esperanza, recordarnos que la guerra sigue, que los culpables de las muertes diarias siguen impunes, y que NOSOTROS, TODOS NOSOTROS, JUNTOS, podemos hacer que cambie esta situación.
“Vivo con guerra todos los días/ Vivo con guerra en mi corazón todos los días/ Estoy viviendo con guerra” -canta Neil Young- “Y cuando amanece veo a mis semejantes/ y en la pantalla plana matamos y somos matados otra vez/ Y cuando anochece rezo por la paz/ intento recordar la paz/ me uno a las multitudes/ alzo mi mano por la paz/ nunca me doblego ante la actitud de la policía/ He hecho un voto sagrado:/ no volver a matar nunca/ no volver a matar nunca".

Palabras. Música. Principios. Valores. Emociones. Un sentimiento más fuerte que el dinero. Una voz de alarma llamando a nuestra conciencia. Como en 1970. El mensaje es universal y seguirá sonando dentro de treinta años y más allá, hasta que ya no haya guerras y podamos volver al jardín.

“No necesitaremos ningún hombre en la sombra/ dirigiendo el gobierno/ no necesitaremos ninguna guerra apestosa/ no necesitaremos cortes de pelo/ no necesitaremos zapatos lustrosos/ cuando ya no quede paraíso”.

Living With War de Neil Young está pulbicado en CD por Reprise Records/WEA. Si lo preferís en vinilo picar aquí.
No dejéis de echar un vistazo a la web oficial de Neil Young y al blog del disco: http://livingwithwar.blogspot.com