Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

martes, 27 de junio de 2006

Esta casa esa una ruina

¿Os acordáis de aquella película con Tom Hanks y la chica de Cheers? Es una de mis favoritas. La he visto un millón de veces y sigo llorando de la risa. Pues la casa de mi abuela está más o menos como la de Tom Hanks y Shelly Long en aquella comedia de los 80. Reformas. Albañiles picando por arriba, por abajo, de sol a sol, pom-pom-pom-,.... Todo sea por acabar con esos azulejos pequeños años 70 (ya tenían paciencia los albañiles entonces) que se caen sin previo aviso y casi le cortan los dedos del pie a uno cuando sale de la ducha.
Y hoy sólo ha sido el primer día. Mañana creo que me escaparé a un parque, el sonido de los pájaros me gusta más que el del martillo hidráulico.
Albañiles aparte, las últimas semanas han sido más bien tranquilas. Sin muchas novedades que contar. Los opositores (no me refiero a los locos del congreso...) se muerden las uñas esperando los resultados de esos terribles exámenes, los que aún estudian acaban estos días con ese horrible y estresante mes que es julio, y yo, por mi parte, he decidio poner fin a este periodo de reflexión y hacer algo productivo. O al menos algo que espero sea productivo. Porque enviar curriculums lleva su tiempo, y eso que los sellos de ahora son autoadesivos y no tiene uno que pasar la lengua y quedarse sin saliva.
Sí, he decidido hacer algo. Incluso puede que me apunte al paro (lo siento Sr. presi por engordar la lista, pero así es la vida) o puede que me busque algún otro rollo. A ver que sale. De momento sigo por León, sin mucho que hacer. ¿Por qué este año las fiestas son un asco? No lo se.
Menos mal que de vez en cuando cae algo bueno en esta ciudad, como el maravilloso concierto para famillias "Tuve tuba por un tubo" de Fernando Palacios y The Sir Alligators Company. Sobran comentarios. Mejor dicho, es dificil de comentar. Id y verlo vosotros mismos si teneis la oportunidad de cazar al Sr. Fernando en algún lugar. Maravilloso.
Seguiré por aquí esta semana, intentando matar el aburrimiento como sea, leyendo en el parque o escuchano música (acabo de descubrir a una chica que se llama Shannon McNally, muy, muy recomendable) o paseando o escribiendo algo en el blog para que otros no se aburran (o se aburran aún más, qué sé yo...) Luego volveré para "el pueblo", a engordar a base de cerezas. Porque este año hay muchas cerezas. Pero muchas muchas ¿eh? Cerezas cerezas cerezas. Al menos mi arbol se a puesto tonto, y creo que no es el único. Hay cerezas por todas partes... Mi pueblo es el pueblo de las cerezas y de las obras por las calles... como nos han entrado aires burgueses (yo creía que era un pueblo minero) pues hacemos el centro peatonal y construimos bibliotecas de cuatro pisos. No se que pensarán que van a conseguir. Seguimos siendo 10,000 habitantes y para abajo. En fin, cada loco tiene su sueño. Yo incluído.
No doy más la brasa hoy. Mañana será otro día, ya contaré más cosas.