Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

miércoles, 1 de marzo de 2006

Adios al CAP

Al final todo toca a su fin. Y este eslabón post-carrera universitaria que es el CAP, también. Digo lo de eslabón porque más de uno seguro que hace el CAP para llenar el tiempo mientras piensa qué hace con su vida ahora que ya acabó esa carrera que pensaba que nunca iba a ser capaz de terminar.
De todos modos, aunque se haga como un cursillo más, "por si acaso me hace falta", y, aunque uno tenga la senación de estar perdiendo el tiempo, sobre todo cuando te encuentras con cursillos expres como éste, que no dura ni la mitad de lo que debería durar para aprender algo, a pesar de todo esto hemos sacado algo en limpio, algo útil.
Y si alguien no me cree, la prueba es este blog, y su hermana webquest... seguro que somos varios los que hemos empezado a colgar nuestros pensamientos en la red gracias al CAP (léase magacastanon) Hemos aprendido también que es y como se hace -más o menos- una Unidad Didctica, una programación,... hemos aprendido que es eso de bullying del que tanto se habla (gracias desde aquí a J. Aurelio, de la asingnatura de N.E.E., por aclaranoslo en 5 min. :) ),.... y muchas otras que no me vienen a la mente en este momento.
Pero si algo ha sido realmente interesante, esto han sido las prácticas en instituto (lo siento por mis compañeros/as "seminaristas", los "los obligados" y los "voluntarios") Es realmente diferente asistir a una clase como alumno a asistir como posible futuro docente... y qué decir de dar una clase... no el darla en sí, sino preparar un tema para darla. Se más de la Revolución Rusa de lo que aprendí durante la carrera :), y es que lleva horas preparar un tema bien, para poder contar a los alumnos más de lo que dice el libro de texto y poder contestar a todas sus dudas.
Me gustaría dar las gracias desde aquí a los alumnos del IES Lancia, que me han tenido que aguantar, aunque haya sido poco tiempo, y a mi tutora de prácticas, por dejar que me hiciese una idea de qué es eso de dar clase en un instituto.
Merece la pena, eso sí, el que se meta en ello, que no lo haga por dinero, por la comodidad de ser funcionario (como esta tristemente de moda actualmente), no, que lo haga por vocación, porque le gusta, porque quiere transmitir sus conocimientos, sus impresiones, su experiencia a otras personas, para que estas puedan llevar más tarde una vida digna de modo que esos de ahí arriba que dicen ser más por llegar a minister, no les zarandeen a su antojo. Ojalá puedan decir tuve un magister (que siempre fue más y lo sigue siendo) que me enseñó dos o tres cosas, así que ¡cierra la boca politicucho!
Para ser profesor hace falta mucha vocación, o mucha cara desempeñar un trabajo tan importante sin poner el mínimo interés, o poniéndolo solo en ver cómo me llega la nómina todos los meses. Así que, piénsenselo dos veces los aspirantes.

1 comentario:

Rach dijo...

He visto día a día tu evolución a lo largo del CAP, me alegro de q te haya ido tan bien, te lo mereces (y q conste q no lo digo xq sea tu hermana). Eres muy bueno profesor, y queda demostrado con esas clases de análisis gramatical de aquellos veranos, tienes una paciencia de santo y lo mejor es q cuando haces algo, es porque realmente te gusta, serías un gran profesor, te lo llevo diciendo mucho tiempo y lo seguiré haciendo. Ahora a por todas con las oposiciones!!!!