Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

jueves, 8 de marzo de 2012

Mujeres

La letra de dos canciones que dan vuelta por mi cabeza estos días. Gracías de nuevo a todas vosotras por vuestra fuerza y espíritu incansable. Cúanto tenemos que aprender los que sólo sabemos hacer una cosa a la vez.

Nobody (Nadie)
Emmylou Harris (de su LP Hard Bargain, 2011)

Pedaleando en su bici camino del colegio
Una niña rompiendo todas las reglas
No se preocupa por los pájaros y las abejas
Está muy ocupada cuidando no lastimarse las rodillas
Con los brazos de la dulce niñez envolviéndola
todas las maravillas del mundo la rodean
Y con los ángeles arriba para cuidar su alma
aquí abajo en su cama cae dormida.

No necesita a nadie
no necesita a nadie
no necesita a nadie ahora.

Adulta y viviendo independiente
va a trabajar y regresa a casa sola
pero creen en que algún día su principe llegará
Hay mucha vida a la que entregarse a los 21
sin nada más que su fe en el amor para guiarla
sigue el joven corazón que late en su interior
Caminar a través de esa puerta y apostar por todas
En confidencia: es capaz de dar el salto.

Está preparada para alguien.
Está preparada para alguien.
Ya está preparada para alguien.

Según pasan los años
la mujer no está tan segura
siente un dolor adentro
que parece no tener cura
¿Cómo se hizo la vida tan larga?
¿Núnca se queda nadie?
¿Fue el sueño de un amor verdadero
perdido a lo largo del camino?
Pero aún cree que tiene mucho que entregar
¿Hay acaso alguna otra razón por la cual vivimos?

Aún quiere a alguien
Aún quiere a alguien
Aún quiere a alguien

Y ahora aquella niña se está haciendo vieja
Todas sus tristes historias han sido contadas
pero no hay lamentos, no culpa a nadie.
sabe que a todos les sucede lo mismo.
Incluso cuando el río se seca y el pan se vuelve ácimo.
y ella se pregunta si realmente hay un Cielo,
encuentra su camino de regreso a aquella niña
y envuelve al mundo con sus brazos.

No necesita a nadie
no necesita a nadie
no necesita a nadie ya.

La que camina
Pedro Guerra (de su LP El mono espabilado, 2011)

no le bastaron los cálidos valles del África ardiente
no le bastaron la rama del árbol la vida frugal
alzó los brazos se puso a dos patas y muy lentamente
la que camina echó a andar

no le bastaron las pocas semillas la fruta incipiente
no le bastaron las amplias llanuras la vida fluvial
sobreviviendo cruzó los estrechos llegó al continente
y no dejó de buscar

cruzó la sabana los prados los montes
los ríos las simas
la que camina
pasaron los meses los años los hijos
los bosques las vidas
la que camina

no les bastaron sus manos sus ojos que miran al frente
en otros brazos guardó sus abrazos y en su caminar
fue descubriendo lugares caminos venciendo a la muerte
durmió al calor de un hogar

(dedicada a Lucy, Australopitecus Afarensis,-- nuestra "primera antepasada")