Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

viernes, 25 de septiembre de 2009

Ven y llévame

Ven y llévame.
Acompáñame, dame fuerzas.
Me falta la mitad que anda,
sólo queda esa que piensa
y no se mueve.

Te peridí en mi ceguera
o quizá te fuiste,
no creiste que te necesitara
aun como yo te necesito
a ti.

Es extraño, mas lo comprendo.
Es así:
el loco atrae al cuerdo
y viceversa.

Y yo aquí quieto
siento que te hecho de menos.

Te añoro.
Añoro el viento fresco
que arieaba mis ideas,
inflaba mis alas
y me ponía en movimiento.

Ven y llévame.
Acompáñeme y volemos
contra y a favor del viento.