Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

viernes, 12 de diciembre de 2008

Relajo y carisma en restaurante colombiano

Aunque los voluntarios hacemos voto de pobreza y subsistimos con 35 dólares al mes para gastos personales (las mujeres 40) de vez en cuando uno se permite cierto relajo y se come un buen plato de carne. Por 4 dólares por cabeza, lo que ven en las fotos.
Pequeños placeres de la vida a los que no hay porqué renunciar completamente.
Ahora toca ahorrar otros 4 meses.


Dedicado a mis compañeros Alfredo y Daniela. Gracias por el carismático día en El Coca.