Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

viernes, 12 de diciembre de 2008

El Coca

A diferencia de Lago, El Coca (nombre oficial Puerto Francisco de Orellana) capital de la provincia de Orellana, aún más adentro en la amazonía ecuatoriana, es una hermosa ciudad sita orillas del río Napo, un inmeso río afluente del Amazonas. Ya desde que uno entra en la provincia de Orellana ve la selva más frondosa, más verde. Las humildes casitsa que uno ve sembradas a lo largo del camino tienen también otro aire, son de madera, pintadas, cuidadas, dan la sensación de que están construídas con muy pocos recurosos pero con cariño, y cuando uno llega la ciudad, esperando encontrarse con Lago Agrio 2, se encuentra con todo lo contrario: una ciudad limpia, ordenada, con edificios cuidados, comercios ordenados y cuidados, hoteles que de verdad parecen hoteles, etc. Por dentro es lo mismo que Lago: un enorme local de negocios y restaurante abierto las 24 horas del día, pero aquí se han preocupado por ordenarlo y labarle la cara. Al final de la calle principal, que desemboca en el Napo, han construído incluso un pequeño pero muy bonito malecón donde uno puede sentarse y relajarse y escapar durante unos instantes de toda la miseria que le rodea y disfrutar de la belleza de la naturaleza que le envuelve. Paseando por esta ciudad en uno de nuestros días libres, no puedo sino pensar ¿Porqué no agarramos todos los bártulos y nos llevamos el colegio al Coca? Aquí les dejo algunas fotos del lugar. No deja de sorprender el encontar sitios así donde yo pensé que no había más que selva y mosquitos.