Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

lunes, 15 de mayo de 2006

Hombre-moco

La razón por la que este blog lleve ya tiempo sin acutalizarse, y de que las últimas actulaizaciones sean referentes a críticas de discos o conciertos, se debe a llevo unas tres semanas en lucha contínua con ciertos "bichitos" que han decidido instalarse en mi garganta y nariz. Yo no les he invitado, que conste.
Todo empezó hace cosa de 20 días cuando "algo" se las apaño para ponerme el pulso a cien y hacer ascender mi temperatura corporal hasta los 39º mientras veía una noche Carrie. No, no fue Stephen King. Ni tampoco Sissy Spacek (que en esa peli está buenísima) Algo se apoderó de mi aquella noche.
Desde entonces, más o menos, mi vida es como la de un zombie de esos... congestión general, atontamiento general. Caminas y parece como si fueses en una nuve y todo la gente y el rudio y la luz del día te rodean pero es algo ajeno a ti. Te las apañas para establecer conversaciones coherentes de cinco minutos, o para caminar hasta la feria del libro (este año la pusieron en el quinto pino...) Pero la mayor parte del tiempo lo pasas en casa, encerrado dentro de esa nebulosa en la que vives, con la cabeza pesada, tirado en la cama oyendo música o intentando leer algo enterándote de lo que lees, intentado a veces plasmar tus pensamientos en esta máquina, sin lograr que tu mente se aclare.
Y finalmente llega un punto en que comienzas (según me han dicho) a ganar la batalla a esos ocupas de tu sistema respiratorio y empiezasa toser y soltar flemas y moquear. Y te pasas el día congestionado, bebiendo infusión y tomando aspirinas, con un pañuelo de papel asqueroso en la mano. Es como si fueses un moco andante, como si tuvieses cerebro de moco y cada vez que estornudas tus ideas, mente se va convertida en una sustancia biscosa y pringosa que lo pone todo perdido, y no puedes escribir, sólo en pequeños momentos como este, hasta que vuelve esa picazón y...

2 comentarios:

Rach dijo...

Hola moco-man!aki estan tus secuelas, me lo has pegao desgraciao!! aunq los ratos q pasamos en la comida... esto parece una casa de locos...
Quiero ponerme bien!!!!

Kiko dijo...

Yo más bien te llamaría MOCOLOCO. Espero que en el verano no estés con el catarro a cuestas, no te imagino a 40º con el pañuelito y temblando de frío diciendo "quiero irme a la cma y no ver mñás películas" vamos hombre donde quedó el hombre de hierro :)
Un saludo y a ver si un día cuelgo un blog