Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

martes, 29 de noviembre de 2016

Niña Alejandra

Descansa niña Alejandra
duerme tu pena calma
la noche oscura será clara
tintineantes estrellas danzan
la luna nueva te abraza.

Sueña niña Alejandra
no guardes sueños en cajas;
tras los cristales de casas
vacías como vidas gastadas
no guardes tus sueños: anda,

vuela niña Alejandra,
descubre el mundo cada mañana
caminos, polvo, gentes, casas
amores y llantos, vidas doradas
luchas perdidas, vidas ganadas.

No llores más niña Alejandra
y si has de llorar, haz de las lágrimas
sal para heridas que no sanan
agua para la tierra recién sembrada
espejo para mirarse al alba

y sentir el viento, niña Alejandra.
Alza la copa, es tu mañana
brinda y bebe las nuevas aguas,
mosto de uvas recién prensadas,
aceite nuevo de la almazara.

Ha llegado la hora, Alejandra,
la niña ha quedado envuelta en plata
ahora es tu turno, sin miedo salta
conquista ese mundo tuyo que guardas
construye con él tu nueva casa.

Ríe a la vida, camina descalza
recorre arenas de playas bancas
tu rostro el de mujer con alas
mujer que se entrega, mujer que ama
sin dejar de ser nunca niña Alejandra.