Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

miércoles, 12 de junio de 2013

Revolution OS

Ya está, ya lo hice, me pasé a Linux. Hace unos meses, me entró la curiosidad y decidí probarlo en carne -léase computadora- propia. Pues ya está, finalmente Ubuntu, con ciertas modificaciones a mi gusto...

Lo de las modificaciones es sólo la parte estética del pastel, aún estoy aprendiendo a cambiar algunas cosas por puro aprendizaje, lo que realmente me ha llenado del hecho de pasarme al mundo linux es gran parte de su filosofía y las oportunidades que ésta abre, así como los retos que plantea.

Recientemente, me he topado un una película documental, Revolution OS, cuya traducción sería "La revolución del Sistema Operativo", que muestra la génesis y desarrollo del mundo linux y los movimientos del Software Libre o de Código Abierto. Sin ser ninguna maravilla, explica de una manera comprensible la génesis y los motivos de este sector de la informática que para la mayoría de la gente sigue siendo algo para "frikis" o grandes expertos en informática o para locos hackers virtuales. Nada más alejado de la verdad.

De todo lo que he visto en el documental, me quedo sobre todo con las palabras de Richard Stallman, fundador del movimiento por el software libre, que ve en estas experiencias la manera de crear comunidades de individuos que se ayuden mutuamente de una manera desinteresada y solidaria. Frente al individualismo, una sociedad común. Un concepto muy necesario en la actualidad, en todos los campos de la vida de nuestras sociedades.

Pienso especialmente en los colegios y demás instituciones educativas, donde a menudo no hay dinero para implementar suficientes computadores, donde no hay un técnico que haga el mantenimiento, o no se le puede pagar... El hecho de contar con software libre, gratuito o no, que una persona cualquiera puede aprender a configurar simplemente con la ayuda de otras miles, millones de personas a través de la red, el hecho de que sea un software que se puede modificar y adaptar a las necesidades de cualquier ámbito, a nivel educativo, a nivel regional... Cuántas oportunidades de conseguir una herramienta que se adapte a las peculiaridades de un lugar, un proyecto concreto, y a la vez abrirlo al mundo global entrega este mundo del Software Libre.

No soy ningún entendido en informática más allá del nivel de usuario, y no ve veo caminado en los senderos de la programación, dejo esas "selvas" a los valientes exploradores de dicho ámbito, pero me veo orgulloso de poder difundir estos logros e invitar a otras personas a que los prueben, los utilice, y los lleven, con las manos abiertas hasta allá donde la codicia de individualismo sigue aún negando las mismas oportunidades a todas las personas. Sigamos sembrando semillas.