Hay que doler de la vida hasta creer,
que tiene que llover, sí, tiene que llover
a cántaros.
- Pablo Guerrero

jueves, 15 de diciembre de 2011

Navidad en la selva

Oculto entre ramas
adentro en la selva,
ha nacido un niño
de piel canela.

De ojos oscuros
que brillan con fuerza,
de cabellos negros
y sonrisa eterna.

Descansa en un lecho
de hojas frescas
que guardan un puma
y una boa negra.

Iluminan sus noches
mil y un luciérnagas
que volando le traen
el brillo de las estrellas.

¡Ay niño divino!
Infante desnudo de tez morena
llegado a este mundo
en horas inciertas.

En tí ponemos nuestra fe,
nuestra esperanza y fuerza.
Ilumínanos y danos valor
para llevar tu nueva por toda la tierra.